sábado, 5 de agosto de 2017

        Primeros edificios públicos propios
                                                              Autor: Cr. Adolfo Hipólito Santa María

   Sancionada  la ley del 25 de octubre de 1878, donde se declara cabecera del partido al Pueblo de Olavarría. El 16 de mayo de 1879, el Poder Ejecutivo dictó un decreto por el que se nombran las autoridades municipales. Por aquellos años, de los jueces de Paz dependían todas las funciones públicas: administración, justicia,  instrucción pública, y policía. Por la ley de 10 de octubre de 1854 se establecía para la organización municipal de la campaña, lo siguiente:
Art. 57- El régimen económico y administrativo de cada uno de los partidos de campaña, estará a cargo de una municipalidad compuesta del Juez de Paz y cuatro propietarios vecinos del distrito. Cada Municipalidad tendrá dos suplentes.
Art. 59 - Los cuatro miembros de la Municipalidad y sus dos suplentes serán vecinos del partido mayores de 25 años o emancipados y con un capital de diez mil pesos al menos, o en su defecto profesión, arte u oficio que le produzcan una renta equivalente.
Art. 60- La elección se hará popularmente por los vecinos del partido en el día festivo  que designe el Gobierno.
Art. 61- El Juez de Paz será nombrado por el Gobierno a propuesta en terna de la Municipalidad.
Art. 62- Al principio de cada año se hará la renovación del Juez de Paz y de dos miembros y un suplente.
Art.63- Los deberes de la Municipalidad serán: promover y consultar los intereses materiales y morales del Partido, con absoluta prescindencia de los intereses políticos. Por consecuencia propondrá cuantas medidas considere conducentes al mejor orden, seguridad y prosperidad del Partido. A la renta y pronta administración de justicia. A la policía en todos sus ramos. A la instrucción pública. Establecimientos de beneficencia. Al culto divino. ...."
Art.64-  Los trabajos de la municipalidad se distribuirán entre sus miembros.  
   Poco después, se crearían las comisarías de campaña limitando en esos lugares las funciones del Juez de Paz.  Esta ley de 4 de julio de 1857, crea veinticinco comisarías de campaña,  y en esos lugares establece lo siguiente: "y los juzgados de Paz quedarían exonerados del ejercicio de ellas desde que las comisarias se hallen instaladas". Además, limita el número de las partidas de hombres a cargo del Juez de Paz, de once hombres a cuatro, y crea las partidas de 10 a 15 soldados y un cabo para las comisarías de campaña
   La Constitución de la Provincia de  Buenos Aires de 1873, estableció los requisitos para la elección de los  jueces de Paz, estos son:
 Art. 179- La elección de jueces de Paz recaerá en ciudadanos mayores de veinticinco años, contribuyentes, con residencia de dos años por lo menos en el distrito en que desempeñaran sus funciones  y que sepan leer y escribir.  
 Art. 180- Serán electos directamente por electores calificados, y lo son ciudadanos mayores de veintidós años, con residencia de uno por lo menos en el distrito.
  Años después, la Constitución de 1889 de la Provincia, establecía que los jueces de Paz serían nombrados por el Poder Ejecutivo a propuesta en terna por las municipalidades. 
   Constituida la primera comisión Municipal de Olavarría en 1879, con la presencia de 157 vecinos, los cargos se distribuyeron de la siguiente manera:
    Acta del 26 de mayo de 1879
   Juez de Paz y presidente de la Corporación Municipal: Eulalio Aguilar; Procurador Municipal, Celestino Muñoz; Municipal Tesorero, Manuel Leal; Municipal de Culto e Instrucción, Emilio Cortés; Municipal de  Policía y Tierras, Manuel Canaveri; Suplente: Ángel Moya y Joaquín Pourtalé. Comandante Militar: Justo B. y Miñana.
    Para Secretario Municipal, Calixto S. Benitez

    Con la instalación de las primeras autoridades municipales, la Corporación Municipal se abocó a la tarea de conseguir un lugar para asiento de las autoridades. La sesión realizada el 29 de mayo de 1879, nos informa sobre el tema: Se procedió a tratar sobre la casa que convenía alquilar para sede de autoridades. 
    Fue propuesta la del señor Torres, en las siguientes condiciones: 800.-m/c mensuales y los trabajos de albañilería que sean necesario para realizar se descontarán de alquileres, con excepción de los gastos de limpieza que será por cuenta de la Municipalidad. Propuesta de inmediato  la del Sr. Guisasola, con el compromiso de entregarla en perfectas condiciones y bajo contrato, se pasó a cuarto intermedio para la revisión de ambas casas, resultando más conveniente la del Sr. Guisasola, fue aceptada, firmándose contrato con las siguientes cláusulas: 1º. La Municipalidad contrata la casa para asiento de las autoridades. 2º. La Municipalidad pagará la suma de 1.500 pesos m/c. mensuales. 3º. El pago se hará por trimestre. 4º. Las reparaciones que se hagan una vez ocupada, serán por cuenta de la Municipalidad siendo obligación de la Corporación la conservación del edificio. 5º. El presente contrato durará por el término de un año, prorrogable y empezará a regir desde el 1 de junio próximo.(1).
  Años después, con la sanción de la ley 1615 promulgada el 2 de enero de 1883, tenemos conocimiento sobre la entrega de tierras de parte de la Provincia para con su venta proceder a las obras de los Edificios Públicos.
    El Art.1 de la ley dice: El Poder Ejecutivo procederá a entregar a la Municipalidad las chacras destinadas a la Colonia Olavarría, numeradas desde la 1 al 666 y la 692,693,695,696,697 y 698.
En su Art. 11 dice: El producido de la ventas de las chacras será destinado por la Municipalidad a las siguientes obras: un templo católico; una casa para juzgado y policía; una casa municipal; edificios para escuelas en la parte que corresponda al municipio y un puente en el arroyo Tapalqué.(2). Inconvenientes surgidos con las chacras autorizadas a vender, algunas habían sido adjudicadas, otras ocupadas y pendientes de escriturar, la ley no pudo ejecutarse normalmente.
    Meses después, la Provincia sanciona la ley 1631 con fecha de  30 de mayo de 1883 (3), y otorga un crédito para la construcción de edificios públicos. Sus artículos, dicen lo siguiente:
    Artículo 1 - Autorizase al Poder Ejecutivo para entregar a la Municipalidad de Olavarría hasta la suma de trescientos mil pesos moneda corriente, con destino a la construcción de edificios públicos en esa localidad.
    Artículo 2- La Municipalidad reembolsará esos fondos con el producto de las primeras chacras que se vendan en ese partido.
    Artículo 3-Este gasto se imputará a esta ley y se pagará de rentas generales.
  Desconocemos el destino de los fondos otorgados, suponemos fueron utilizados para realizar reformas en los edificios que alquilaba la municipalidad. La construcción de los edificios públicos propios, deberán esperar hasta la década del 90.   
  El presupuesto de la Provincia de Buenos Aires para los años 1882-1883, aprobado por las legislaturas, en el ítem correspondiente a  municipalidades  nos informa del cálculo de recursos y gastos para  Olavarría. El presupuesto fue confeccionado tomando como base el enviado al Gobierno por la Corporación Municipal, que consta en acta de 6 de junio de 1881. Por ser el primer presupuesto para la Municipalidad de Olavarría aprobado por la Legislatura provincial, lo transcribiremos de forma textual:

Cálculo de Recursos

Rentas 1881                                                                                204.474
Diez por ciento de Contribución Directa          47.266
Diez por ciento de Patentes Fiscales                  6.275
Ventas de tierras públicas                               115.000                 373.015

Cálculo de Gastos
Sueldos                                                            Mensual                     
Secretario                                                              1.500     
Intendente                                                              1.300       
Escribiente                                                                800                                                              
Médico                                                                   1.000
Ordenanza                                                                 500
Sepulturero                                                                600          
Total                                                                      5.700
Policía y Cárcel                                                   Anual
Alimentación y Gastos presos                             24.000
Forraje y Gastos de Policía                                  10.000
Total                                                                    34.000
Obras Públicas                                                    Anual
Vías  y Obras  Públicas                                        36.000         
Gastos Varios                                                       Anual                         
Útiles e Impresiones                                               8.000                      
Alquiler de la Iglesia                                              36.000                            
Alquiler de la Casa Municipal                              18.000
Alquiler Casa de Policía                                         7.200
Asignación a la Iglesia                                         12.000                              
Fiestas Públicas                                                    10.000                 
Total                                                                     91.200
Alumbrado y Limpieza
Para esos servicios                                                30.000
Beneficencia                                                         Anual
Hospital, pobres, etcétera                                     15.000
Educación                                                              Anual                                 
Quince por ciento de las                                                  
Entradas al Consejo Escolar                                  55.952
Eventuales                                                             Anual
Para Gastos Imprevistos                                        10.000

   El monto del alquiler para la casa municipal,  presupuestado para 1882- 1883, es concordante con el primer contrato entre la Municipalidad y el Sr. Guisasola en 1879,  lo mismo sucede con los presupuestos de 1883-1884 y 1885-1886 (3).  El presupuesto de 1887 no fue aprobado, siendo prorrogado el de 1886, motivo por el que carecemos de otros datos. En el presupuesto para las municipalidades de 1888-1889, para Olavarría, agrupa las anteriores partidas de Alquiler Casa Municipal y Alquiler Casa de Policía en una sola, con el agregado de alquiler Juzgado. Lo que nos motiva a suponer, que podría no  tratarse de un cambio de metodología,   sino de un nuevo edificio público para la Municipalidad.     Además, el monto presupuestado de gastos de 1888-1889 para la Municipalidad de Olavarría, a diferencia de los anteriores presupuestos, es calculado mensualmente, no siendo coincidente los montos una vez analizados con los datos del presupuesto de 1886.
  Creemos, no obstante, que con estos pocos elementos sería aventurado suponer, por carecer de  documentación fehaciente al respecto que, a partir de  1887 o 1888 aproximadamente,  sería  la fecha cuando la Municipalidad, según nos cuenta más adelante el escribano Pastor Rendón, se trasladó  a la calle Vicente López entre Dorrego y Necochea.    
  En junio de 1887 se dicta la ley que organiza la justicia de Paz. Su Artículo 1º dice: La justicia de Paz será administrada en la Provincia de Buenos Aires por alcaldes y jueces de Paz. Artículo 2º- En cada uno de los cuarteles en que sean divididos los municipios, habrá un alcalde.
Artículo 3º- Los alcaldes serán auxiliados por los tenientes alcaldes, cuyo número fijará la municipalidad respectiva. Artículo 4º- Los alcaldes y tenientes serán nombrados por la municipalidad. Artículo 5º- "El nombramiento de alcalde o teniente alcalde  recaerá en un ciudadano mayor de veintidós años, contribuyente, que resida en el cuartel, y que sepa leer y escribir".  Posteriormente fija las competencias de los alcaldes y establece que, entre otros asuntos, se ocupará de : todo asunto civil o comercial en que el valor cuestionado no exceda de cincuenta pesos. De conchabos, changas y salarios de peones y sirvientes. De venta al menudeo, comodatos y alquileres de casas, muebles o animales de servicios. De estorbos o derechos de tránsito o pasajes que no importen servidumbres.
  De alquileres de carruajes y fletes de carros, carretas y todo otro medio de transporte urbano y rural.   De raterías y otros hurtos de vecindad. Sobre los jueces de Paz, la misma ley, establece para cada juzgado un titular y un suplente. Y que los mismos serán nombrados  a propuesta en terna de las respectivas municipalidades.
  Con la sanción en octubre de 1890, de la ley Orgánica municipal, se modifica sustancialmente el régimen municipal. Sus partes más significativas son: 
   La administración de los intereses y servicios de cada uno de los partidos de la Provincia, estará a cargo de una municipalidad, cuyos miembros durarán dos años en sus funciones, renovándose por mitades, y serán nombrados pública y directamente el último domingo de noviembre.
  Cada municipalidad se constituirá en un Departamento Ejecutivo y otro Deliberativo. El ejecutivo será desempeñado por una sola persona con el título de Intendente.
 El otro, denominado Concejo Deliberativo, se compondrá del número de miembros que proporcionalmente le corresponda según su población. El intendente será elegido por los municipales elegidos, debiendo recaer la elección entre los mismos que tengan ciudadanía en ejercicio. El número de miembros de cada municipalidad, se fijaba con arreglo al último censo. Y establecía cinco categorías de acuerdo al número de habitantes de cada municipio, comenzando de dos mil habitantes hasta cincuenta mil, estableciendo además, que cuando el municipio pase de cincuenta mil habitantes aumentará dos concejales por cada veinte mil más. Los municipios de menos de dos mil habitantes, estarían a cargo de una comisión de vecinos nombrados por elección popular. A Olavarría le correspondieron  diez miembros titulares y cinco suplentes de acuerdo su población,  que ascendía en esa época a 13.142 habitantes. 
   Establecía además los requisitos para ser elegidos municipales, que debían ser mayores de 25 años, vecinos del distrito con un año de domicilio anterior a la elección, que sepan leer y escribir, y paguen algún impuesto; y si son extranjeros, tengan además cinco años de residencia y las condiciones para ser electores. Las elecciones se realizaron el 30 de noviembre, antes, se constituyeron las mesas escrutadores con el sorteo de diez electores de la lista de inscriptos en el Registro Cívico y en el Padrón de extranjeros. 
   Los  extranjeros para poder inscribirse en el registro, deberían ser mayores de edad, con domicilio de por lo menos un año en el lugar, que paguen impuesto territorial o patente, y que sepan leer y escribir.   Los escrutadores elegían a su vez al presidente de mesa. Los comicios se realizaban en el atrio de la iglesia parroquial y donde no la hubiere, en la casa municipal o en su defecto Juez de Paz.
   Para votar, se debía utilizar un papel blanco y depositado en la urna por el presidente, en el reverso debía contener el nombre del elector y el número con que estaba designado en el padrón como cívico o en el de extranjeros. Además, todo sufragante debía expresar de viva voz al depositar su lista, su nombre, edad y lugar de domicilio, sin cuyo requisito no sería admitido su voto. 
   Así Olavarría tuvo como su primer Intendente a  Camilo Giovanelli, siendo secretario Emilio Jeréz y Jeréz. El primer presidente del H. Consejo Deliberante fue Manuel E. Hartenfels y el primer secretario Félix Caro.
   Es en este período donde una medalla nos informa de la inauguración de edificios públicos, el 25 de mayo de 1892. Como antecedentes que nos puedan orientar a cuales se refiere, hemos encontrado los siguientes:
  


                                                                     Anverso

                                                                           

                                                                        Reverso
                

    El día 8 de abril de 1890, según acta labrada por el escribano Ramón A. Rendón, se coloca la piedra fundamental de los edificios públicos de Olavarría: Municipalidad, Comisaría, Juzgado de Paz e Iglesia. (4).
   El departamento de Ingenieros de la Provincia envía a la Municipalidad una nota con fecha agosto 22 de 1891, que detalla las condiciones para la construcción de los "Edificios Públicos de la localidad". En 1892, el Sr. Esteban Bianco, que se presenta como "empresario de los Edificios Públicos de Olavarría", se dirige al Intendente para comunicar que "habiendo terminado los edificios para la Municipalidad y Policía, solicito del Sr. Intendente ordene al Dto. de Ingenieros para que manden a ésta el Agrimensor Director de dichas obrar a recibirse de ellas y hacer la medición final según contrato." (5).
  Un importante testimonio  nos brinda el escribano Ramón A. Rendón, que con el título de  "Reminiscencias", "Cómo era Olavarría cuando yo la conocí, en el año 1882", nos cuenta sobre donde funcionaban los edificios públicos. En una parte de su relato, dice así; "La Municipalidad, Juzgado de Paz y Comisaría de Policía funcionaban en 1882 en la casa que con algunas modificaciones interiores, pero con su exterior como era entonces, existe aún en la esquina de las Calles Coronel Suárez y Vicente López, frente al comercio de D. Ángel de Vega.   Era Presidente de la Municipalidad y Juez de Paz D. José Grigera; en aquella época no había municipalidades electivas como ahora, éstas se componían de Comisiones Municipales nombradas por el Gobierno de la Provincia, así como su Presidente, el que a la vez desempeñaba las funciones de Juez de Paz.
  Comisario de Policía era don Jacinto Ferreyra, fallecido hace pocos años en Olavarría, y padre de nuestro convecino del mismo nombre. En una de las piezas que ocupaba la Comisaria, destinada a calabozo, había el temible cepo, que lo constituían dos vigas de madera dura, puestas de canto una encima de otra y de trecho en trecho, con unos agujeros, entonces se introducía el pescuezo o los tobillos del castigado o asegurado, después de lo cual las vigas se juntaban otra vez tal cual como el cepo que se exhibe en el Museo Histórico de Luján, con un hombre ( de cera) con el pescuezo en el cepo. En la época que me refiero Ya se había abolido el uso de tales instrumentos de tortura, no obstante lo cual alguna vez se usaba, no como castigo sino como seguridad, dado lo inseguro que eran los locales para los presos o detenidos y por lo temible que eran algunos de éstos. Después pasaron tales instituciones a las casas de Coronel Suárez y Alsina. De estos locales, la Municipalidad y Juzgado de Paz pasaron a una casa de ancha portada que había en la calle Vicente López, entre las de Dorrego y Necochea, al lado de la escribanía del señor Guitarte.
  De ahí pasaron, Municipalidad y Juzgado, a su actual casa propia, siendo Intendente, y si mal no recuerdo, el primero con arreglo a la ley orgánica que nos rige, don Camilo Giovanelli, que en esa época - año noventa y tantos- acababa de jubilarse como gerente de la sucursal del Banco de la Provincia"(6) 



                                  Edificio de la municipalidad 
                            Interior de la Municipalidad en 1900

 El 11 de mayo de 1892, una nota enviada al  intendente Camilo A. Giovanelli dice lo siguiente: "Con el objeto de tener que trasladar la sala de sesiones de este consejo a su nuevo local me dirijo preguntando si esa Intendencia abonará los gastos ..." (7). Así, en consideración a la documentación antes mencionada y el testimonio brindado por el escribano Rendón,  podemos inferir que, la medalla descripta que lleva la fecha 25 de mayo de 1892,  conmemora la inauguración del anterior Palacio Municipal ubicado en el mismo lugar que el actual  y de una comisaría.   Obras, que fueron aceptadas con deficiencias  y detalles sin terminar, según se desprende de una resolución emitida por el Concejo en enero de 1893, que dice lo siguiente: "No estando en condiciones de ser recibidos los edificios para Municipalidad  y Policía, este Concejo no se da por recibido de ellos, desconociéndosele al ex intendente Giovanelli las facultades que se ha tomado para ordenar el pago como medición final.".. y, seguidamente, cita al contratista para dar explicaciones  sobre el motivo de la entrega de los edificios en ese estado. (8). 
Según recuerdos de Agapito Guisasola, la primera autoridad policial fue Manuel Leal en el año 1874, nombrado subdelegado de la comisaria del incipiente pueblo de Olavarría que, por aquel entonces, contaba con 22 familias.   Pero,  después de 1879, año en el que Olavarrìa logró su autonomía,  el primer comisario fue Jacinto Ferreyra.
Años después, el edificio municipal inaugurado en 1892,  sería demolido para construir el actual Palacio Municipal, habilitado en 1934.  

(1) Ensayo Histórico del Partido de Olavarría",  de José Arena, Julio H. Cortes y Alberto Valverde, pág. 324.
(2) Colección Completa de Leyes del Estado y Provincia de Buenos Aires desde 1854 a 1929.
(3) ídem .
(4) A partir del presupuesto 1884-1885, con los cambios producidos por la ley 1130 de 1881, son confeccionados en moneda nacional, por tal motivo, para su análisis, es necesario convertirlos a moneda corriente.  
(4)Ayer... La Hora Actual", de José Arena, pág.7.
(5) Archivo Histórico, Revista Nº 2, pág.87
(6)"Reminiscencias" Edición Especial del " Diario El Popular" ,de 26 de mayo de 1929.
(7) Original en el Archivo Municipal.
(8) Municipalidad de Olavarría.Digesto Municipal 1891-1911. Resolución Nº 7, pág. 5 .



No hay comentarios:

Publicar un comentario